Welcome to My Blog

. Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria” – Isaías 60:1-2
¡Bienvenidos a mi página en la Red! Como hijo Dios, tengo un propósito profético, encomendados por el Señor, de anunciar y testificar el Señorío de Cristo y la restauración de todas las cosas, siendo Él el todo en todo y en todos. he encontrado en este espacio cibernético una oportunidad de compartir contigo lo que he recibido, como una celulita en el gran Cuerpo mundial de Jesucristo. Al navegar por estas páginas encontrarás reflexiones que edificarán tu vida palabras de consuelo y de amor que vienen directamente del corazón de Dios, las cuales podrás ver Es mi oración al Dador de toda buena dádiva, que mi sitio edifique tu vida espiritual
¡Eres bienvenido! Soy tu hermanos!

martes, 4 de agosto de 2009

La importancia de los niños para Dios

Hace 47 años, en un día como hoy, la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959. Más tarde, el 20 de noviembre de 1990, aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño.

Era el reconocimiento que hacía el mundo en cuanto a la consideración e importancia que tienen los niños en nuestra sociedad, los cuales como es sabido, muchas veces son maltratados, pasados a llevar, no respetados y mirados en menos.


Sin embargo, mucho antes de que la Asamblea de las Naciones Unidas hiciera este importante reconocimiento en pleno siglo XX, hace como 2.000 años atrás alguien ya había dejado en claro lo importante que son los niños… estamos hablando de Jesucristo.

Veamos entonces 7 puntos en los cuales queda demostrada la importancia que tienen los niños para Dios según la Biblia:


1.- De los niños es el reino de Dios

“Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.” (Marcos 10:13-16)

De los niños es el reino de Dios ya que los niños son seres puros que no tienen pecado porque no tienen discernimiento ni conocimiento acerca del bien o del mal, al igual que Adán y Eva en el paraíso antes de su caída; lo cual los hace tener el camino libre hacia el cielo.

Esto también quiere decir que no necesitan de arrepentimiento, por lo tanto, no requieren de bautismo. Al respecto muchas personas se preguntan acerca del destino eterno de los niños que mueren sin el bautismo que propicia el catolicismo romano u otras iglesias o sectas… sin embargo, debemos de hacer caso a lo que dice la Biblia, y es clara al señalar que “el alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:20).

Por lo tanto, si un niño fallece, su destino eterno es el cielo por cuanto de él es el reino de Dios. El bautismo y arrepentimiento es para pecadores, o sea, gente adulta como nosotros que pueden discernir entre el bien y el mal.


2.- Recibir y atender a un niño es como si se tratase del mismo Jesús:

“Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.” (Mateo 18:5)

No solamente debemos de ser atentos con el pastor, obispo u otro personaje “importante” para nosotros, sino que Dios nos da a entender que un niño merece el mismo recibimiento como si se tratase de Él mismo.


3.- Dura advertencia para los que hagan tropezar a uno de estos pequeños que creen en Jesús:

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.” (Mateo 18:6)

Ni hablar del destino de los personajes que pretendan enseñarle a un niño que su creencia en Dios es equivalente a creer en “papá Noel”. Ni hablar, el texto está más que claro. Si tú que has llegado a leer estas líneas no crees en Dios, quédate con tu fe para ti mismo si así lo quieres, pero a un niño mejor déjalo en paz.


4.- Jesús manda a no despreciar a los niños:


“Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 18:10)

Cuantas veces los niños son despreciados, porco atendidos, poco escuchados… simplemente, no tomados en cuenta, ni aún por sus propios padres. Sin embargo un niño ¡tiene ángeles que ven el rostro de Dios!, algo de lo cual ninguno de nosotros - por más espiritual que sea – puede alardear.


5.- Jesús dijo que tenemos que ser como niños para entrar en su reino


“y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mateo 18:3)

Si no nos volvemos y hacemos como niños – en cuanto a su humildad, fe y malicia – no podremos entrar al reino de los cielos, ya que estas de las cualidades que tienen los niños son indispensables para la vida cristiana.


6.- Dios escucha la alabanza de los niños


“Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! Se indignaron, y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?” (Mateo 21:15-16)

De la boca de los niños se perfecciona la alabanza a Dios. Ningún famoso cantante cristiano se puede igualar a un niño. El cántico de alabanza de un niño, que puede molestar a algunos adultos, es escuchado con mucha complacencia y atención allá arriba en los cielos.


7.- Un niño puede ser llamado por Dios para ejercer un ministerio

“Vino, pues, palabra de Jehová a mí [el profeta Jeremías], diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: ¡Ah! ¡Ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.” (Jeremías 1:4-8)

Un niño también puede ser tomado en cuenta para ejercer un ministerio “de grandes” como el complejo ministerio de la profecía. Jeremías fue usado por Dios para ser profeta, aún siendo un niño que no conocía mucho ni tampoco sabía hablar muy bien.

¿Tú eres un niño? Entonces prepárate, porque no sabes si el Señor te puede llamar en este mismo momento para predicar su Palabra…


*******************


Padres, pastores, iglesia: Tengan en mucha estima a los niños, pues ellos no sólo son el futuro de la Iglesia, sino más bien, son el presente. Así como el mundo le dio la importancia que se merecen con la firma de sus derechos, también nosotros debemos saber darles su lugar en todo lo que respecta al Evangelio de Dios, permitiendo que participen en todo lo que puedan.

Niño: Dios te bendiga, y recuerda que aunque seas pequeño en edad y estatura; aunque seas muy joven y te sientes que vales menos o que no tienes importancia en las cosas de Dios, recuerda lo que he escrito arriba, recuerda que Jesús te ama, y tiene tu vida en gran estima e incluso puede usarte en gran manera ahora mismo si te dispones en sus manos. ¡Eres muy importante para Dios!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz;
Y por ello te vendrá bien.

Related Posts with Thumbnails

QUIERES SEGUIR ESTE BLOGS??