This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

Welcome to My Blog

. Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria” – Isaías 60:1-2
¡Bienvenidos a mi página en la Red! Como hijo Dios, tengo un propósito profético, encomendados por el Señor, de anunciar y testificar el Señorío de Cristo y la restauración de todas las cosas, siendo Él el todo en todo y en todos. he encontrado en este espacio cibernético una oportunidad de compartir contigo lo que he recibido, como una celulita en el gran Cuerpo mundial de Jesucristo. Al navegar por estas páginas encontrarás reflexiones que edificarán tu vida palabras de consuelo y de amor que vienen directamente del corazón de Dios, las cuales podrás ver Es mi oración al Dador de toda buena dádiva, que mi sitio edifique tu vida espiritual
¡Eres bienvenido! Soy tu hermanos!

jueves, 25 de febrero de 2010

LAS SETENTA SEMANAS DE DANIEL


Estudio bíblico muy útil para entender la obra de Dios sobre Israel, la cual todavía no ha terminado

Índice del estudio

24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. 25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. 27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador” (Daniel 9: 24-27)

"Las Setenta Semanas de Daniel"

Introducción

Las promesas que Dios dio a Abraham, fueron para Israel, y consecuentemente también para la Iglesia. No obstante, existen muchas promesas dadas por Dios que sólo conciernen a Israel, y no a la Iglesia, como por ejemplo todo lo implica acerca del territorio, la Tierra que Dios prometió a Abraham, y muchos otros aspectos, de los cuales no tenemos espacio para tratar en este artículo.

Sabemos por la Palabra, que Dios tiene un tiempo reservado exclusivo para Israel y para Jerusalén, y que es de siete años (Dn. 9: 27). Este será el tema de estudio de este artículo, el cual desarrollaremos a continuación, y que nos ayudará, de paso, a entender varias cosas:

  • Cuál es el futuro de Israel.
  • Qué debe la verdadera Iglesia esperar de parte de Dios.
  • Qué pasará con este mundo como lo conocemos hoy.

1. Daniel, el hombre de Dios

A pesar de la infidelidad manifiesta de Israel a lo largo de su existencia, Dios siempre en su misericordia, permitió que se levantaran hombres que se pusieran en la brecha, intercediendo por el pueblo de Dios u obrando a favor de él. Tal es el caso de Moisés, muchos de los Jueces, profetas, etc. Uno de esos hombres, fue sin duda Daniel.

El Señor, después de haber dado a su pueblo muchas oportunidades de arrepentimiento, fue deportado a Babilonia. Nabucodonosor, rey de Babilonia, conquistó Jerusalén en el 606 antes de Cristo, y volvió a casa con un grupo de cautivos regios (Dn. 1: 3, 4), entre ellos, un joven llamado Daniel. Estos cautivos judíos fueron entrenados en toda sabiduría pagana de modo que pudieran servir como buenos consejeros reales.

Daniel se distinguió por su carácter ejemplar, sabiduría y grandes dones proféticos que Dios le concedió por su fidelidad. Como resultado de todo ello, aun y siendo cautivo, fue elevado a una muy alta posición en el imperio babilónico (Dn. 2: 48)

Pero Daniel, fue más grande todavía que eso, porque era fiel a Dios. Allí en tierra extraña, ese varón oraba cada día siempre tres veces al día, a pesar de la prohibición satánica impuesta a través de los gobernantes impíos (Dn. 6: 10-13). Esto casi le cuesta la vida, pero Dios supo librarle.

“Representación de Daniel a salvo en el foso de los leones”

Representación de Daniel a salvo en el foso de los leones”

Su oración era constante de gratitud e intercesión por el pueblo cautivo. Pero Daniel no sólo era constante en la oración, también, a diferencia de una inmensa mayoría de ministros de hoy en día, conocía los tiempos, porque conocía y creía a la profecía. Leemos así en el libro que lleva su nombre:

“En el año primero de Darío hijo de Asuero, de la nación de los medos, que vino a ser rey sobre el reino de los caldeos, en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años (Daniel 9: 1, 2)

En el año 538 a. C., Daniel, estando él en oración (Dn. 9: 20, 21), clamando a Dios por la liberación de los opresores de Su pueblo, y faltando apenas dos años para que se cumplieran los setenta años de cautiverio profetizados por Jeremías (Ver Jer. 25: 11), el arcángel Gabriel se le presentó en persona, con un mensaje importantísimo de parte de Dios (ver. Dn. 9: 20-23).

Gabriel le explica en voz audible, que había sido enviado para darle sabiduría y entendimiento sobre acontecimientos que iban a producirse en el futuro (Dn. 9: 22). La razón primera que aduce Gabriel para justificar ese proceder, era porque Daniel era muy amado (Dn. 9: 23; 1 Co. 2: 9) Démonos cuenta que la razón de ser tan querido Daniel por parte del Cielo, era a causa de su amor por Israel, y de su oración constante por el pueblo de Dios. Ese es un ejemplo a seguir.

2. Daniel y Gabriel y las Setenta semanas de años

Daniel experimentó en ese momento, lo que muy pocos hombres han experimentado en sus vidas, y nosotros somos también bendecidos a causa de leer lo que ocurrió, y de entender también, y quizás mejor que el propio Daniel dada nuestra avanzada posición en la historia, y por tanto mejor perspectiva, “la orden y la visión” de Dios(Dn. 9: 23)

Cuando ya estaba a punto de cumplirse el plazo del tiempo del cautiverio, Dios envía al atalaya Daniel una revelación impresionante por mediación de un arcángel. Esa revelación profética se llama de las Setenta Semanas (leer Daniel 9: 24-27), y nos ayudará tremendamente a entender de forma precisa los tiempos, y la actuación de Dios sobre Israel y Jerusalén.

Empecemos pues a prestar atención a lo que Gabriel literalmente le dice a Daniel, y estudiémoslo parte por parte.

(Dn. 9: 24) Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos”

Gabriel le dice de parte de Dios a Daniel, principal de Israel en esos momentos, que existe un periodo de tiempo determinado para cumplirse con referencia a Israel (el pueblo de Daniel), y Jerusalén (la santa ciudad de los judíos y su capital).

No perdamos de vista este enfoque: Israel y Jerusalén.

En ese espacio de tiempo, el cual estaremos analizando en un momento, deberán ocurrir una serie de cosas en relación a Israel. En concreto seis. Veamos:

1) Deberá terminar la prevaricación. Este fin de la prevaricación lo entendemos como un acabar con la desobediencia a lo mandado por Dios; en un fin de la rebelión. Entendiendo que Gabriel no se está refiriendo al mundo, sino a Israel y a Jerusalén en cuanto a esto.

2) Se pondrá fin al pecado. Otra vez, eso se refiere a Israel y a Jerusalén. El pecado (anomia en gr.) que lo definimos como desorden en el sentido de rechazo de la Ley, o de la voluntad de Dios; como iniquidad; como saber hacer lo bueno, y no hacerlo (1 Juan 3: 4; Stgo. 4: 17). La diferencia entre el punto anterior, “prevaricación”, y este, “pecado”, es que el primero tiene que ver con trasgresión, es decir, con infracción de la Ley, mientras que el pecado tiene que ver con el rechazo de la voluntad de Dios, vivir de espaldas a Dios, con la “disposición mental que lleva al pecador a hacer la propia voluntad en oposición a la de Dios” (1)

Llegará un día en el contexto de las Setenta Semanas, que para Israel se terminará la prevaricación, y se pondrá un fin al pecado (ver Romanos 11: 26, 27)

3) Se expiará la iniquidad. La iniquidad como tal, es la injusticia. Es la condición de no ser recto, ya sea en relación con Dios, en base a su norma inamovible de justicia y santidad (2)

Cristo dio su vida por todos los hombres; por los judíos, y por los gentiles. La iniquidad, que no es sino la maldad, fue vencida por la sangre de la Cruz; es decir, por la justicia de Cristo. En cuanto a Israel este mensaje de hace 2000 años atrás, llegará a calar como individuos y nación, y traer el consiguiente fruto de arrepentimiento, perdón de pecados y vida eterna. Ese será el Gran Avivamiento que sí está profetizado en la Palabra (ver Zac. 12: 10; 13: 1; Romanos 11: 25-27, etc.).

4) Se traerá la justicia perdurable. Esa justicia que dura y dura, es la eterna. La pregunta es, ¿existe ese tipo de justicia en el mundo hoy en día? Es evidente que no. Por la Palabra expresada por Gabriel, sabemos que al término de las Setenta Semanas, empezará esa justicia eterna sobre Israel y Jerusalén; y sabemos por Apocalipsis 19 y 20, que sobre el mundo entero; lo que la Revelación de Jesucristo que Dios le dio (Ap. 1: 1), denomina el Milenio (Ap. 20: 4c; ver Jer. 23: 5, 6; Is 11: 9; Hab. 2: 14 etc.)

5. Se sellará la visión y la profecía. De hecho esa verdadera visión de Dios y su consiguiente profecía, ya están selladas. Eso significa que Dios ha puesto Su sello inamovible, y que lo declarado tiene perfecto y cabal cumplimiento, teniendo nosotros un conocimiento más amplio de ello por la Revelación dada por Juan, en el libro conocido como Apocalipsis, donde se nos narra allí “las cosas que deben suceder en breve” (Ap. 1: 1b)

La visión y la profecía selladas, también tiene el sentido de ser “cerradas, o sea, sus funciones tendrán su fin, pues todo se habrá cumplido” (3)

6. Se ungirá al Santo de los santos. Esta expresión no es clara, porque Kodesh Kodashim en hebreo, significa en español, tanto “Lugar Santísimo”, como “Sumo Sacerdote”. Pero dado el contexto, se está refiriendo a la futura unción del Lugar Santísimo en el templo del Milenio en Jerusalén, “como señal del regreso de la presencia de Yahweh para morar de nuevo en medio de Su pueblo” (4)

Escribe MacArthur al respecto:

“Se refiere a consagrar el Lugar Santísimo en un templo futuro que será el centro de adoración en el reino milenario (Ez. 40-48)”

3. Las Setenta Shabuim (Daniel 9: 24-27)

Ahora bien, ¿qué significan esas Setenta Semanas? En primer lugar, debemos prestar atención al término “Semanas”. La palabra hebrea es Shabuim, que es el plural de Shabua, que lo podríamos traducir por “un grupo de sietes”.

Nuestra “semana” consta de siete días, pero en el hebreo, existen semanas no sólo de días, sino de meses y de años. Así pues, esas “Setenta Shabuim”, tanto pueden ser de días, como de meses, como de años.

Dado el contexto y el sentido de lo declarado por Gabriel, sólo podemos atribuir el valor de esas Setenta Shabuim o Semanas, como de años; setenta semanas de años. Es como si cada “día” fuera en realidad un año, por lo tanto serían 490 años.

Escribe C.I. Scofield:

“Estas son “semanas” o, de manera más exacta, septenios de años: setenta semans de siete años cada una. En el tiempo de estas “semanas” el castigo nacional sobre Israel habrá de terminarse y esta nación será restablecida en la justicia perdurable (v. 24)”

Así pues, en términos aritméticos sencillos, 70 X 7= 490 años.

Llegamos a la sencilla conclusión que son 490 años los determinados por Dios para que se cumplan los seis puntos expuestos con anterioridad.

Tres periodos para los 490 años

Vemos también que estas setenta semanas de años, se dividen en tres períodos especificados:

1. Siete semanas: 49 años
2. Sesenta y dos semanas: 434 años
3. Una semana: 7 años

a) En el período de siete semanas (49 años), Jerusalén fue reedificada “en tiempos angustiosos”. Esto tuvo su cabal cumplimiento, conforme a la profecía, y fue atestiguado y relatado por Esdras y Nehemías.

b) Sesenta y dos semanas de años más tarde (434 años), el Mesías vino a los suyos (v. 25)

c) Los siete años restantes (la última shabua) todavía tiene que cumplirse.

Ahora bien, la pregunta es, ¿Cuándo empezaron esos 490 años? Eso nos lleva al versículo siguiente.

De la orden de reconstrucción de Jerusalén a la manifestación del Mesías

(Daniel 9: 25) “Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos”

El arcángel Gabriel le insiste a Daniel que sepa y que entienda que hay un periodo en esos 490 años, concretamente de siete shabuim y sesenta y dos shabuim, a partir del momento en que se dé la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalén.

En el momento en que Daniel está escuchando a Gabriel, el pueblo de Dios estaba cautivo en Babilonia, no olvidemos eso. Faltaban sólo dos años para que se cumplieran los setenta años de cautiverio profetizados por Jeremías, por lo tanto, Daniel comprendió perfectamente de qué estaba hablando Gabriel.

Dos años más tarde de la conversación de Gabriel con Daniel, Ciro rey de Persia, cumpliendo con la profecía de Isaías (Is. 45: 1-7) conquistó Babilonia, y acabó con el imperio caldeo. Así que fue en el 536 a. C. que Ciro el Persa dio orden para que se empezara a reconstruir el templo en Jerusalén (véase Esdras 1: 1-3; 2 Crónicas 36: 20-23), pero esa no fue la orden para “restaurar y edificar a Jerusalén (v. 25). Una cosa fue el ordenar que se reconstruyera el templo, y otra cosa fue la orden de reconstruir la ciudad, comenzando por sus muros.

Esa segunda orden, y consecuentemente, el punto de partida del inicio de las Setenta Shabuim, la dio Artajerjes Longimano, rey de Persia años más tarde, en concreto en el 445 a.C.

Ese decreto ordenante fue dado de acorde a Nehemías 2: 1 y ss., en el mes de Nisán del año vigésimo de su reinado. Veámoslo en la Escritura:

“Sucedió en el mes de Nisán, en el año veinte del rey Artajerjes, que estando ya el vino delante de él, tomé el vino y lo serví al rey… dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?... Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos, y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré…y agradó al rey enviarme (Nehemías 2: 1, 3, 4, 5, 6b)

El primero de Nisán del año veinte del rey Artajerjes fue calculado por el Observatorio Real de Greenwich, en el Reino Unido, como el 14 de Marzo del 445 a. C. Así pues, ya sabemos el momento de inicio de esos 490 años o Setenta Shabuim.

“Complejo del templo”

“Complejo del templo”

“…hasta el Mesías Príncipe…” (v. 25). Aquí acaba el periodo de las siete y las sesenta y dos shabuim respectivamente, como vimos.

En un momento veremos en detalle acerca de ese periodo de tiempo tan misteriosamente presentado, pero, ¿qué significa “hasta el Mesías Príncipe”?

Evidentemente ese Mesías Príncipe es Jesucristo. Y el momento exacto del cumplimiento de ese tiempo, fue cuando Jesús de Nazaret se mostró públicamente como el Mesías esperado, pero que a la postre fue rechazado.

Por ello, Jesús se lamentó (no por él, sino por ellos), y podemos leer en Lucas 19: 41-44 cual fue ese lamento, especialmente el que vemos en el versículo 42, donde dirigiéndose a Jerusalén textualmente dijo: “¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!”. Justamente, ese fue el día de la manifestación del Mesías Príncipe. Ese día fue el 10 de Nisán (el 6 de abril del 32 d.C.), comúnmente llamado Domingo de Ramos, y se cumplían precisamente las siete shabuim y las sesenta y dos shabuim, que hacen un total de 483 años. Pero veamos más de cerca esas cifras.

Las siete shabuim y las sesenta y dos shabuim

(Daniel 9: 25) “Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos”

En principio pues, tengamos claro que las Setenta Shabuim, es decir los 490 años determinados sobre el pueblo de Daniel y Jerusalén (9: 24) empezaron con aquella orden dada por el rey persa Artajerjes I en el mes de Nisán del 445 a.C.

Entonces Gabriel dice que deberían pasar siete semanas de años y sesenta y dos semanas de años (shabuim) hasta el Mesías Príncipe, es decir y concretamente, el día mencionado de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén y su lamento sobre la ciudad (véase Lc. 19: 28-44)

¿Por qué Gabriel hace una diferenciación de dos periodos de tiempo, es decir, siete semanas de años por una parte, y sesenta y dos semanas de años por otra?

Como vimos, las siete semanas de años, son efectivamente 49 años: 7 X 7= 49. En esos 49 años, se levantaron la plaza y el muro de Jerusalén, y fueron tiempos especialmente angustiosos. Al término de esas siete shabuim (49 años), acaba el periodo veterotestamentario (A.T.), en tiempos del libro de Malaquías.

Seguidamente empezaron las sesenta y dos shabuim, atravesando todo el periodo intertestamentario, y llevándonos hasta el Mesías Príncipe manifestado entrando triunfante en Jerusalén (Lc. 19: 28-44)

62 X 7= 434 años.

Así que, si nos damos cuenta, de todo ese periodo de tiempo, Gabriel enfatiza dos cosas: La reconstrucción de Jerusalén, y la manifestación mesiánica de Jesús de Nazaret.

Recapitulando, tenemos ante nosotros la suma de las siete shabuim, más las sesenta y dos shabuim: (7 X 7) + (62 X 7) = 483. Estos son los años que ya transcurrieron para Israel y Jerusalén, es decir, sesenta y nueve shabuim. Sesenta y nueve, uno menos de setenta.

Si leemos el libro de Nehemías, podremos entender más acerca de los tiempos angustiosos edificando la plaza y el muro de Jerusalén. ¡Cómo Dios lo tiene todo sabido y bajo Su perfecto control!

Así que, por favor, tengamos lo siguiente claro en la mente: De los 490 años (setenta shabuim), hasta el momento ya se cumplieron 483 años (Dn. 9: 25)

Después de los 483 años (69 semanas de años)

(Dn. 9: 26) Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí…”

Ahora bien, justo después de cumplirse las sesenta y dos semanas de años, y para que no nos quede ninguna laguna por el medio, Gabriel anuncia algo casi misterioso para Daniel, pero que para nosotros ha sido el motivo de nuestra salvación: Al Mesías se le quita la vida. Ese es el cumplimiento de la muerte expiatoria de Jesús en la cruz del Calvario, lo cual ya estaba previsto desde antes de la fundación del mundo (1 Pedro 1: 19, 20)

Haciendo cálculos aritméticos

La visión dada a Daniel habla de un total de 490 años (años no de 365 días, es decir solares, sino lunares, de 360 días).

Para ver como encaja a la perfección el tiempo ya transcurrido del cumplimiento de esas Setenta Shabuim, hagamos un cálculo sencillo. Desde el 14 de marzo del 445 a. C., fecha de la orden dada para reconstruir Jerusalén, hasta la manifestación del Mesías Príncipe, Yeshua Ha Mashiach, el 6 de abril del 32 d. C. es decir, el día 10 de Nisán, vemos que pasaron 173.880 días.

(Hay que tener en cuenta que al calcular la duración en años entre una fecha a. C, y otra d. C. es de sólo un año, no dos, ya que el año 0 a.C. no existe)

Para quienes quieran confirmar estos cálculos de las sesenta y nueve semanas (483 años) transcurridos, sigan por favor los siguientes pasos que se dan a continuación:

  • Desde el 14 de marzo del 445 a. C. hasta el 14 de marzo del 32 d.C., pasan 476 años de 365 días cada uno, que hacen un total de 173. 740 días.
  • Añadan ahora los 24 días que hay entre el 14 de marzo del 32 d.C. y el 6 de abril del 32 d.C. (el Domingo de Ramos; la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén como Mesías)
  • Añadan ahora los 116 días bisiestos ocurridos durante todo ese periodo (calculados por el Observatorio Real de Greenwich). El total es de 173.880 días.

173.740 + 24 + 116= 173.880 días.

Ahora, si dividen estos días por el equivalente a los días de un año lunar, que son 360, obtienen ustedes los 483 años.

173.880: 360= 483 años

Esta profecía se cumplió en el día exacto.

Como ya venimos diciendo, esos 483 años son las sesenta y nueve semanas (shabuim) de años que ya transcurrieron.

¿Y qué de la última shabua, es decir, la semana de años que todavía falta para completar las Setenta?

“Greenwich Royal Observatory”

“Greenwich Royal Observatory”

Como todos sabemos, los seis puntos destacados por Gabriel (leer vers. 24) no se han cumplido todos sobre Israel y Jerusalén todavía. Podemos asegurar que la última semana de años que todavía no se ha cumplido, es la expresión pura de la misericordia de Dios sobre Israel, y la prueba indubitable de que la llamada “teología del Reemplazo”, la que enseña que todo lo referente a Israel pasó a la Iglesia y que Dios ya abandonó definitivamente a Su pueblo, es del todo falsa y absolutamente refutable.

Un poco de historia

Antes de entrar en todos esos asuntos tan sumamente importantes, consideremos el resto del versículo 26; “…y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones”

A modo de concesión, Gabriel de parte de Dios le informa a Daniel de algo que iba a ocurrir unos 600 años más tarde en Jerusalén. Nosotros ya lo sabemos por la historia, y el relato es el siguiente: En el año 68 d.C., Nerón había muerto. El nuevo emperador de Roma sería Tito Flavio Vespasiano, antiguo general del anterior finado césar.

Su hijo, también llamado Tito, por lo tanto príncipe, en el año 70 d.C. destruyó la ciudad y el templo. Más acertadamente, y tal y como lo reveló Gabriel, fue el pueblo de ese príncipe, es decir, el ejército romano, que por codicia, quemó el templo hasta que no quedó piedra sobre piedra (tal y como lo predijo el Señor - Lc. 21: 5, 6), para poder arrebatar el oro fundido. La destrucción fue total, y se cumplió lo profetizado por el Señor cuarenta años antes en el Monte de los Olivos, justo antes de ir a la cruz (ver Lc. 21: 20-24).

“La destrucción del templo de Jerusalén fue total. Como dijo el Señor, no quedó piedra sobre piedra”

“La destrucción del templo de Jerusalén fue total. Como dijo el Señor, no quedó piedra sobre piedra”

Flavio Josefo, el historiador, en su “Guerra de los Judíos”, libro V, cap. 11, sección II, describe las colinas que rodean a Jerusalén tachonadas por miles de cruces hasta donde el ojo podía ver durante ese horroroso asedio a Jerusalén. Cuando el pueblo de Jerusalén, instigado por el odio de Satanás, increpaba a Pilatos diciendo de Jesús “que sea crucificado” (Mt. 27: 23), y “su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos” (Mt. 27: 25), todo ello tuvo, aun sin ellos habérselo propuesto, un trágico y literal cumplimiento.

Irónicamente, con el botín del saqueo del templo de Jerusalén, Tito Vespasiano hijo financió la edificación del Coliseo romano, el tristemente célebre Anfiteatro Flavio en honor de su padre, el cual todavía se mantiene parcialmente en pie en Roma, el lugar de muerte y fornicación (esto último, bajo los arcos de dicha construcción), donde morían en su arena muchos cada día para divertimento del emperador, de los nobles, las vestales, y de la plebe. Esa maldición, fue en parte el resultado del adulterio espiritual de los judíos, y del rechazo de su Mesías (Lc. 21: 20-24)

“Ruinas del Coliseo romano, construido con el oro sustraído del templo de Jerusalén”

“Ruinas del Coliseo romano, construido con el oro sustraído del templo de Jerusalén”

Nota: Consideremos que la muerte del Mesías y la destrucción del templo unos 40 años más tarde, son hechos no contemplados en el contexto de las Setenta shabuim, ya que dijo el arcángel: “Y después de las sesenta y dos semanas…” (v. 26), cuando todavía, y como veremos, quedarán siete años (una shabua) para completar las Setenta.

Escribe Scofield:

“La fecha de la crucifixión no se especifica, solamente se dice que sucederá “después” de las sesenta y dos semanas. La crucifixión es el primer evento mencionado en el v. 26. El segundo evento es la destrucción de la ciudad de Jerusalén, lo que se cumplió en el año 70 d. C.”

Podemos entender en todo ello, que la muerte del Mesías, fue un acto redentivo para toda la humanidad, no exclusivo para Israel.

4. La última shabua y el salto de 2000 años

“26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones”

Como vemos, ese “hasta el fin”, nos viene a decir que Jerusalén, no sólo iba a padecer en esa fecha del 70 d.C. sino que iba a sufrir devastación y guerra en lo sucesivo, como así fue. Hoy por hoy, Jerusalén sigue estando en el ojo del huracán de las naciones (Zac. 12: 2).

Por lo tanto la Escritura aquí parece estar diciendo que un período indeterminado de tiempo iba a suceder, a partir de la destrucción del templo, en el 70 d.C. como así ha sido, ya por 2000 años.

Recapitulemos. Con la venida poderosa del Espíritu Santo sobre aquellos 120 que oraban en el aposento alto en Jerusalén una vez el Señor fuera ascendido a los cielos, la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo empezó su singladura en este mundo (Hchs. 2)

Cincuenta y cuatro días atrás, cuando Jesús aquel domingo triunfal lloraba sobre Jerusalén, dijo textualmente: “He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor” (Lucas 13: 35)

Esa casa, era la casa de Israel. Dios declaró que la iba a abandonar en ese momento, y por dos mil años hasta ahora. En el plan redentivo de Dios estaba el llevar el Evangelio a todas las naciones, y hasta lo último de la tierra. Empezaba el tiempo de la Iglesia, la cual al principio estaba formada por creyentes judíos (Hchs. 2).

Israel, al poco, desapareció como nación territorial, siendo dispersado por todas las demás naciones, tal y como Moisés les advirtió (Deut. 28: 63-65), y muchos han creído que Dios terminó definitivamente con Israel, pero no fue así. Ahora Israel está en su tierra de nuevo, en Israel… ¡Gloria a Dios!

Démonos cuenta de que el Señor dijo: “…no me veréis, hasta que llegue el tiempo...”

¿Qué tiempo es ese al que Jesús hacía explícita mención? Indiscutiblemente, el tiempo que le resta a Israel y a Jerusalén para que Dios acabe la obra de bendición en ellas: Una semana de años; es decir SIETE AÑOS. Y ahí vamos…

(Daniel 9: 27) “Y por una semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”

Hemos aprendido que de las Setenta Shabuim, es decir, de los 490 años determinados sobre Israel y Jerusalén, se han cumplido fehacientemente 483 años, lo cual nos indica que una shabua de años (7 años), todavía falta por cumplirse, como venimos diciendo.

Escribe Scofield:

“La duración de la semana septuagésima no puede ser sino de siete años. Hacerla más larga viola el principio de interpretación que se ha confirmado por la profecía ya cumplida. El v. 27 trata de la última semana”

Después de casi 2000 años de historia de la Iglesia, pronto Dios va a volverse a Israel de nuevo, como está escrito: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados” (Romanos 11: 25-27)

La verdadera Iglesia de Jesucristo, Su remanente santo que sólo Dios conoce, y conoce por nombre, está listo para ser sacada de este planeta (1 Ts. 4: 13-18 etc.) Cuando eso ocurra, el tiempo de la Iglesia en esta dispensación habrá llegado a su fin, e inmediatamente el tiempo para Israel y Jerusalén, interrumpido por 2000 años, se pondrá en marcha de nuevo…por siete años; los últimos siete.

Esos siete años, son la semana o shabua de la que habló Gabriel, “Y por una semana…”(Dn. 9: 27)

Escribe Sir Robert Anderson en su apreciado libro “El Príncipe que ha de venir” respecto a este período de tiempo concreto:

“…la irrefutable deducción es que los eventos de aquella semana pertenecen a una época aún futura…Tal era la creencia de la iglesia primitiva…Hipólito, obispo y mártir, que escribió a principios del siglo III, es bien definitivo a este respecto. Citando el versículo (Dn. 9: 27), él dice: “Por una semana él significaba la última semana, que tiene que ser al final de todo el mundo; de esta semana los profetas Enoc y Elías tomarán la mitad; porque ellos predicarán durante 1260 días, vestidos de saco” (*) (5)

(*) “Se refiere a la predicación de los Dos Testigos de Ap. 11”

Ahora bien, veamos más detalles sobre lo que ocurrirá en esa final semana de años que es parte de las Setenta anunciadas por Gabriel, de las cuales sesenta y nueve ya se cumplieron.

El príncipe que ha de venir

(v. 27) “Y por una semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda…”:

Si nos damos cuenta, el contexto es claro, en cuanto a que es un “príncipe que ha de venir” (9: 26) el que también hará otra cosa, en este caso: confirmará el pacto. Pero, ¿Cómo es eso posible si existen dos mil años de diferencia?, pues porque se trata de un príncipe romano también.

Escribe Scofield al respecto:

“El que “confirmará el pacto con muchos”, según el v. 27, es el “príncipe que ha de venir” mencionado en v. 26, y cuyo pueblo (el pueblo romano) destruyó el templo en el año 70 de nuestra era. El es el mismo personaje presentado como el “cuerno pequeño” en el capítulo 7”

Ese príncipe, por lo tanto, que pertenece a la realeza, que surge del contexto del Imperio Romano, llegará a ser el Anticristo que se ha de levantar (Ap. 13) una vez el remanente de Cristo ya no esté aquí.

Tanto Tito, como el que pronto se levantará en este mundo por breve tiempo, como el séptimo rey (ver Ap. 17: 10) tenían en común cuna, y rango real.

Esa cuna es el Imperio Romano, y es la actual Europa unida con su moneda única, el imperio romano renacido (ver Dn. 2: 40-44a; 7: 7, 8). Sabemos entonces por la Biblia, que el Anticristo provendrá de una monarquía europea, y en las venas de ese hombre de pecado, están todas las sangres de los reyes de Europa.

“Estatua representativa de Tito, el “príncipe que ha de venir”

“Estatua representativa de Tito, el “príncipe que ha de venir”

¿Sabemos más? Sí, aunque sea gentil, tendrá también en sus venas sangre del linaje de David; ¿por qué? Entre otras cosas, porque de otra manera no podría ser aceptado por los rabinos judíos como su mesías, porque él se presentará como el Mesías de Israel.

Por esa razón aludida, podrá “confirmar”, o “hacer que prevalezca” ese pacto de falsa paz entre Israel y sus enemigos de alrededor.

Como consecuencia inmediata, Israel empezará a poner en práctica de nuevo su religión, en su nuevo templo, en Jerusalén. Quizás deberá hacer concesiones a las naciones enemigas suyas que la rodean, y a cambio, podrá iniciar su religión judaica (Ap. 11: 1, 2)

Escribe Scofield al respecto:

“El hará un pacto con los judíos para restaurar los sacrificios del templo por una semana (siete años), pero a mediados de esta semana, romperá el pacto y cumplirá Dn. 12: 11; 2 Ts. 2: 3, 4”

En un principio, la Bestia Anticristo será recibido por Israel como el salvador de la nación, como el Mesías esperado.

Ese “nuevo” Tito, el príncipe que ha de venir, no vendrá esta vez a destruir Jerusalén como la vez anterior, pero engañará a Jerusalén con promesas de paz y seguridad que no se cumplirán.

Ese pacto que debería durar siete años, será interrumpido hacia la mitad de esos años, y se ordenará a los judíos que cesen sus rituales de sacrificios, etc. ¡Será un jarro de agua fría! También interrumpirá la práctica religiosa judaica que posiblemente empezará una vez se construya el templo en Jerusalén.

Escribe Scofield:
“El v. 27 trata de los últimos tres años y medio de los siete que forman la semana septuagésima, y que son idénticos con la “gran tribulación” (Mt. 24: 15-28), el “tiempo de angustia” (Dn. 12: 1), y “la hora de la prueba” (Ap. 3: 10)”

La construcción de ese templo pudiera iniciarse en cualquier momento del comienzo de esos siete años, no siendo esa condición previa para que empiece la última shabua, la cual empieza con la confirmación de ese pacto de falsa paz entre Israel y los muchos que la rodean.

Inmediatamente, empezarán las “abominaciones” en masa. La principal de ellas será la profanación del lugar Santísimo del nuevo templo, por la presencia del desolador. Ese desolador, es en sí la Bestia Anticristo, que encarnará al príncipe (más detalle sobre esto en mi comentario sobre el libro de Apocalipsis, Ap. 13; y 17)

La Bestia Anticristo, muerta y “viviendo” de nuevo (Ap. 13: 3), se mostrará a Israel y al mundo entero como lo que realmente es, un monstruo, y se sentará en el lugar Santísimo del nuevo templo (ver Dn. 12: 11; Mt. 24: 15; 2 Ts. 2: 3b-4) a modo de su antecesor y tipo, Antíoco Epifanes o Epimanes IV en el 168 a.C. que sacrificó una cerda en el lugar Santísimo.

“Moneda acuñada en Antioquía, en tiempos de la dinastía Seléucida, entre 169 y 167 a.C., durante el reinado de Antíoco IV Epífanes. El anverso muestra el rostro de ese anticristo."

“Moneda acuñada en Antioquía, en tiempos de la dinastía Seléucida, entre 169 y 167 a.C., durante el reinado de Antíoco IV Epífanes. El anverso muestra el rostro de ese anticristo.

Entonces, al poco, empezará lo que la Biblia llama “La Angustia para Jacob” (Jer. 30: 7; Hab. 3: 16), pero como dice la misma Escritura, de esa angustia al final será librado el verdadero Israel, cumpliéndose así también las palabras del apóstol Pablo: “…ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo…” (Romanos 11: 25, 26)

(Daniel 9: 27 b) “Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”

Ese “Nero redivivus” tendrá tres años y medio (Ap. 13: 5) (la segunda mitad de esa semana de años), para desarrollar su maldad, pero al final, será destruido por el mismo Señor Jesucristo en su venida gloriosa, y lanzado al lago que arde con fuego y azufre (Ap. 19: 20), esa es la “consumación” aludida, y al poco, se iniciará el Milenio, ¡el Reino que muchos equivocadamente creen que es ahora!

5. Los Dos Días

“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3: 8)

Desde Abraham hasta Jesucristo fueron dos mil años. Curiosamente también, desde Adán a Abraham fueron dos mil años. Y curiosamente también desde Jesucristo hasta nuestros días son también dos mil años… Hacen un total de seis mil años. Para Dios mil años es como un día (2 Pr. 3: 8), así que tenemos los seis días cumplidos ya. Ahora la Palabra nos dice que al séptimo día Dios reposó (Gen. 2: 3), esto se corresponde con el Milenio.

Podemos ver con extrema claridad que Dios tiene prefijado el orden de los tiempos (Hchs. 17: 26), de modo que todo ocurre de forma exacta conforme fue dispuesto por Él desde antes de la fundación del mundo, y todo se cumple al detalle conforme a Su agenda.

Dios determinó un tiempo de dos mil años de exclusión de Israel de su tierra a causa de su desobediencia y rechazo del Mesías. Veámoslo.

(Oseas 6: 1, 2) “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él”

Esos dos días son dos mil años. Esos dos mil años de castigo para Israel, se corresponden con los cuarenta jubileos que el pueblo de Dios jamás cumplió (Levítico 16: 1-34, y 25: 9, 10). En toda su historia, no existe ninguna evidencia de que Israel haya observado nunca el Año Sabático de la tierra, o el Año sagrado del Jubileo, dejando descansar la tierra por completo, en obediencia al mandato de Dios.

Ahora bien, cada jubileo consta de 50 años; 40 jubileos son entonces ¡2.000 años!

40 X 50= 2.000 años.

Calculando en años lunares o bíblicos, que son de 360 días, desde el 32 d. C. cuando Cristo anunció que la casa de Israel iba a quedar desierta por tiempo, a fecha de hoy, año 2009, han pasado 2.004 años bíblicos. Hagamos la cuenta.

2006-32= 1974 años; 1974 X 365= 720. 510 / 720.510: 360= 2.004 años.

Durante dos mil años, la tierra de Israel ha estado sin Israel en su tierra. La deuda ha sido saldada. La prueba la tenemos en el hecho de que Israel es de nuevo una nación, y eso ocurrió en un solo día, el 14 de Mayo de 1948, como también fue profetizado:

“¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos”(Isaías 66: 8)

La Biblia enseña que Israel no iba a desaparecer para siempre, pero eso sí, iba a desaparecer como nación de forma momentánea, volviendo de nuevo a ser nación con su territorio (Joel 3: 20, 21; Zac. 14: 11, etc.). Ahora es nación muy secularizada, como de “huesos secos” (leer, Ezequiel 37: 1-3), pero en ellos, en su día, entrará espíritu (Ez. 37: 5 ss.)

Al tercer día

Oseas 3: 4, 5 “Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días”

Esos muchos días son dos mil años, y al tercer día, volverá a la vida:

(Oseas 6: 1, 2)Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él

Esta profecía no sólo tuvo su cumplimiento en Cristo en cuanto a que resucitó al tercer día, sino que también lo tendrá en Su pueblo primigenio, el cual volverá a la vida también al tercer día, es decir, después de esos 2.000 años de alejamiento de Dios. Ese tercer día es el que le sigue a esos dos, de herida y abandono. El mismo Dios lo asegura del siguiente modo:

(Oseas 5: 15) “Andaré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán”

Cristo se fue y les abandonó yéndose al Cielo, pero volverá cuando reconozcan su error y pecado, y eso será en tiempos de angustia, la mencionada “Angustia para Jacob” (Jer. 30: 7), al final de esa semana de años, la última shabua.

Y sólo a través de Jesucristo, en hebreo: Yeshua Ha Mashiach

Así pues, la semana de años que resta para cumplirse para Israel y Jerusalén, puede empezar en cualquier momento. Tiempo de trato de Dios para Israel, y tiempo de juicio para el mundo, como jamás lo ha conocido antes (Mt. 24: 21; Ap. caps. 13-19, etc.). Al final de esta última shabua, “todo Israel será salvo” (Romanos 11: 26), porque habrán entendido y creído en ese momento que Jesús de Nazaret es el Mesías y Salvador.

Sin excepción alguna, todos los que sean salvos, lo serán únicamente a través de Yeshúa Ha Mashiach, Jesucristo, porque en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos, y eso incluye también a todos esos benditos judíos del final de esta dispensación (Hchs. 4: 12; Zac. 12: 10; 13: 1, etc.)

Cuando finalicen esos siete años, lo se llama también la Tribulación, volverá glorioso el Señor, el León de la tribu de Judá, y con Él, gloriosa, la Iglesia (Ap. 5: 5; 19: 14; Zac. 14: 5 etc.), e Israel entrará en el Milenio, presidiendo las naciones que queden, y recibiendo así el cumplimiento del resto de todas las promesas que Dios le dio, principiando con Abraham.

Obvia decir que este mundo perverso, tal y como lo conocemos, habrá terminado para siempre, y el “Nuevo Orden Mundial” que tan afanosamente en la actualidad están preparando sus adeptos con tanto inútil esfuerzo, habiendo logrado levantar al hijo de perdición, acabará junto con aquél. (Ap. 6: 12-17; 2 Ts. 2: 3, etc.)

El Señor está a las puertas para recoger a Su Amada, la Iglesia, y así recomenzar con Israel. Preparen sus corazones.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey Jesucristo, Madrid, España
Septiembre 2006. Revisado en Septiembre 2009
www.centrorey.org

Notas:
1. Diccionario Bíblico Ilustrado Vila/Escuain.
2. Ibid.
3. Sir Robert Anderson, “El Príncipe que ha de venir”, pág. 110
4. Comentarista de Matthew Henry.
5. Sir Robert Anderson, “El Príncipe que ha de venir”, pág. 114

FIN

miércoles, 17 de febrero de 2010

El Verdadero Amor de Dios

Introducción
¿El Amor Hace girar al mundo? No lo sé, pero hace paseo valga la pena.
¿Te gustaría tener una verdadera conversación con Dios, y comunicación día a día?
Esto solo lo podemos lograr por medio de EL AMOR

"Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo". 1era de Juan 4:7-16

Durante mucho tiempo el hombre ha vivido sin recordar cuál es el objetivo por el cual vive; diario decimos que nuestro objetivo o propósito es ser igual a Cristo, pero ¿Cómo era Cristo? ¿Cuál era su actitud?

"...así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha." Efesios 5:25-27

"Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre" Apocalipsis 1:5

"Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia." 2da Tesalonicenses 2:16

"Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante." Efesios 5:2


Cristo nos amo sin reservas, y con esa actirud quiere que nosotros seamos imitadores de él. Jesus nos redimio del castigo eterno y se entrego a muerte de cruz por amor a nosotros.. haciendose maldito para que nosotros fueramos salvados. El nos lavo de nuestros pecados con su preciosa sangre.. "por que la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23):, y sin derramamiento de sangre no se hace remisión de pecados" (Hebreos 9:22)

Mediante el amor de Jesucristo, nosotros tenemos vida!! por eso la palabra dice que el que no conoce el amor, no conoce a Dios.
El hombre sin cristo, se encuentra en el nivel mas bajo de vida.

Hay 4 ciclos en los que se encuentra el ser Humano y estos son:
1) Envidia: Caín mato a Abel, por envidia; a Caín le ardía la relación que Abel tenia con Dios Caín trato de tener una religión lo cual lo llevo a asesinar a Abel. (vease Ira Juan 3:11-12)

2) Odio: Si nosotros Odiamos, para Dios nos encontramos en un nivel muy bajo de vida y aunque no hayamos agredido a nadie físicamente para Dios esto es una asesinato (vease 1era Juan 3:15)

3) Indiferencia: esto nos lleva a tener ojos ciegos a la necesidad, egoísmo, solo pensar en nosotros mismos (vease Lucas 10:28-35)

4) Amor:
a.-Es la más grande virtud, "Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor" 1era Corintios 13.13
b.-El mas Grande de los Mandamientos, "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas." Mateo 22:37-40
c.-El mas Grande Testimonio, "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" Juan 13:35
d.-La Mas grande Motivación, "...el amor de Cristo nos constriñe.." 2da Corintios 5:14-15

Beneficios del amor
a) Buena Conciencia: nos hace ser transparentes, cuando amamos no tenemos remordimientos, no tenemos nada que nos culpe, y la gente puede maldecirnos hablar mal de nosotros no va haber nada que te quite la paz.

b) Buena Confianza: Tenemos una Seguridad en Cristo de que cualquier cosa que pase el tiene control de todo y a los hijos de Dios todas las cosas nos ayudan a bien.

c) Buena Comunión: al amar nosotros adquirimos comunión con el padre ya que el es amor, nos mantenemos en comunicación y en santidad.

d) Salvación: la única forma de amar es haber nacido de nuevo ósea ser salvo, Dios es el camino al amor y Jesús es el camino a Dios. El amor en Cristo Jesús nos lleva a ser salvos.

Cuando tenemos a Cristo el amor es evidente. No podemos ser cristianos sin amar! Ya que el día el juicio se nos juzgara por cuanto amamos. Amar no es una sugerencia es una mandamiento (vease Mateo 22:37-40). El atributo más grande de un hijo de Dios es el amor, lo importante no son los dones, porque todos pueden tener dones, pero lo más importante son los frutos y el más importante de ellos es el amor, los demás frutos provienen de este.

Toda la biblia se regula por el Amor, si no tenemos el amor que Dios nos pide que tengamos no podemos ser aptos para ser discípulos de él, pero tenemos que entender y saber que es imposible que lleguemos a esa excelencia de amor por nosotros mismos por esa razón Jesús nos amo tanto que se entrego así mismo para ser muerto por nuestros pecados y de esa manera nos guio al padre el cual nos enseña amar porque él es amor.

Los Corintios Tenían Todos los dones del espíritu como muchas iglesias hoy en día, pero no tenían los frutos; se peleaban como niños, peleando por quien tiene mejor juguete, por quien lo usa mejor, etc por eso pablo les dice tengo que hablarles como niños y luego les dice cuando yo era niño jugaba como niño, hacia cosas de niño mas cuando fui grande deje lo que era de niño. Pablo les estaba diciendo si no tenemos amor todos los dones son como juguetes. Y por eso pablo les escribe unas de las descripciones mas excelsas de la biblia acerca del amor.

1era Corintios 13
A continuación lo iremos explicando por cada versículo por puntos clave
a.) verso 1. El amor es mayor que cualquier don, sin el amor los dones son juguetes, La falta de amor arruina a la persona que usa los dones y venimos a ser tan secos como platillos.

b.) verso 2. El amor es más grande y valioso que la profecía y el conocimiento, de nada nos sirve conocer toda la palabra de Dios si no conocemos el amor no lo conocemos a el, tenemos que tener cuidado cuando hablemos y prediquemos, estamos solo descargando información o el amor de Cristo está impulsando nuestros corazones.

c.) v2. El amor es mayor que la ciencia y la Fe sin la cual es imposible agradar a Dios, de nada nos sirve creer por una sanidad, creer por un milagro, creerle a Dios pero si no amamos nada somos.

d.) v3. El amor es mas valioso que la caridad y generosidad, un cristiano puede dar sin amar pero no puede amar sin dar!! Al joven rico le falto dar todo a los pobres, pero inevitablemente también le faltaba amor ya que no reconocía al hijo de Dios como Dios sino como maestro.

e.) v3. El Amor es más grande que ser un mártir, hay personas que no aman ni la vida por lo cual no les cuesta entregarla por una religión o una meta, pero muy pocos la entregan por amor, de nada nos serviría dar la vida por Jesús si no le amamos.

f.) V4 el verdadero amor sufre y es paciente, mediante al sufrimiento nos capacitamos para ser pacientes; pacientes con las personas y no con las circunstancias, el amor sufre sin resentimiento, por amor llenamos nuestra almohada con lagrimas orando por alguien más que no sea nosotros mismos, la vida del cristiano está llena de mucho sufrimiento porque es una de las cualidades más grandes del amor

g.) v4. El amor es misericordioso es bondadoso. Cuando los fariseos iban a apedrear a la prostituta el señor se les acerco y les dijo el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, Jesús pudiendo aplicar la ley judía por la cual debería ser muerta, aplico la benignidad la cual literalmente es: el poder que tiene un juez para aplicar todo el peso de la ley pero pudiendo aplicarla toda escoge no aplicarla por amor. Jesús le dijo ni yo te condeno, vete y no peques más.

h.) v4. El amor no envidia, el amor no teme perder nada, el amor no tiene celo por lo que alguien más tenga. la envidia es carcoma de los huesos., la envidia y el amor no pueden morar en el mismo corazón ya que esto sería doble ánimo.

i.) v4. El amor nos capacita para ser humildes, no se jacta, no alardea, no se infla, no se ensoberbece, el orgullo y el amor se oponen el uno del otro. El amor no se atribuye nada, sino que le da toda la gloria a Dios, "siervo inútil soy porque hice lo que mi señor me pidió", Romanos 12:3

j.) v5. El amor es cortes, no hace nada indebido, dice "por favor", "gracias", el amor es educado

k.) v5. El amor no busca lo suyo, no es egoísta, siempre busca el bien del otro siempre busca dar sin esperar recibir, es capaz de entregarse a sí mismo por otros

l.) v5. El amor no se irrita, tenemos que aprender a ahogar los insultos y malos tratos en un rio de amor, el amor no se enoja de manera desmedida, no se enfurece.

m.) v5. El Amor no guarda rencor, no guarda resentimientos, perdona, no guarda un registro de daños, ni heridas, ni insultos.

n.) v6. No se Goza en la injusticia, el chisme es el regocijo de los impíos y como iglesia hemos caído en esa trampa del enemigo somos el ministerio de reconciliación y de amor, tenemos que levantar al caído y no patearlo cuando este en el suelo. Antes de repetir algo de alguien pase esto por 3 puertas
1.- ¿es verdad?
2.- ¿es algo bueno?
3.- ¿es necesario que lo repita?

o.) v7. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo soporta, el amor no se da por vencido, siempre está esperando, siempre tiene fe, aguanta todo y con todo, nada lo mueve, siempre está allí a pesar de… hoy en día podemos ver una gran ausencia de esto nadie quiere aguantar nada, parecemos cristianos de mermelada o mantequilla, cualquier cosa nos desarma cualquier cosa nos desmotiva, y toso esto es porque no hemos crecido en el amor.

p.) v8. El amor nunca dejara de ser, todos los dones acabaran, la ciencia y el conocimiento también pero el amor es eterno y jamás cesara y no habrá nada que nos pueda separar del amor de Dios, ni ángeles ni principados ni ninguna cosa creada.

q.) El amor permanecerá siempre y es el mayor de todos los dones.

Conclusiones:
1.- El Pecado mas Grande es no Amar
2.- Los dones no son los más importantes si no los frutos.
3.- El amor es el don prominente.
4.- La marca genuina de un cristiano es el autentico amor por Jesús y por el prójimo
5.- Aparte del amor todos los dones son juguetes.
6.- Dios es amor, si no amamos no lo conocemos a el
7.- El amor es acción, practiquémoslo.
8.- Jesús vino al mundo por el amor del padre.
9.- Pidámosle al señor Jesús que nos enseñe a amar.


Hermanos, Amemonos los unos a los otros sin palabras finjidas sino de corazon, el amor de Dios esta en nosotros y nosotros podemos amar como Jesus nos amó y nos ama!!
Mediante la gracia somos salvos.. manifestemos la gratitud de la salvacion en el AMOR

Muchas Bendiciones


http://eldesafiocristiano.blogspot.com/search/label/Ense%C3%B1anzas


Escrito por Jorge valle
jorge_valle56@yahoo.es

Mascaras en el Evangelio

Hoy en día el cristianismo está envuelto en engaños e hipocresías, dentro del mismo cuerpo de Cristo hay divisiones, contiendas, iras, celos y envidias
Pero todas estas características no se ven a simple vista, ya que las escondemos muy bien detrás de mascaras.

La palabra mascara viene de la palabra griega: “kjafás”, que significa: disfrazar, encubrir, esconder, deformar, fingir

“Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.” Santiago 1:23-24

El que no es hacedor de la palabra se oculta detrás de mascaras, olvida cual es su apariencia, se ve en el espejo luego se va y comienza a ser otro. Ya que no tiene una identidad, no sabe quién es en Cristo, no pone por obra la palabra de Dios, porque no lo ama.

Jesús en su tiempo se encontró con muchos así. Eran los cuales iban a las sinagogas, oraban de pie, alababan en las calles; y Jesús les llamo HIPOCRITAS.
La palabra hipócrita tiene 3 connotaciones en el griego, “kjanéf”,”shav”,”jopokrités”; que significan: falso y mentiroso, vano e iluso, simulador o actor bajo un carácter asumido.

“Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas** (actores, mentirosos, falsos, vacios) en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” Mateo 6:2
**énfasis añadido

“Más ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.” Mateo 23:13-15

Dios odia la hipocresía, porque es mentira; la hipocresía muchas veces es tibieza, y no decidirse por un señor para servir.

¿Quien es un hipócrita?
En castellano hipócrita es el que deliberadamente y como hábito pretende ser bueno cuando sabe que no lo es. También es fingir actitudes y sentimientos que no se poseen. Un hipócrita definitivamente es alguien que anda puesta una máscara, ya que no presenta su rostro como es, sino que muestra atributos y cualidades que no son propias, sino fingidas.
Un hipócrita siempre es de doble animo, siempre comienza algo y no lo termina, siempre anda fingiendo que es una cosa cuando en realidad es otra. Nunca muestra su verdadera cara, tienes muchas caras, una para cada lugar y cada circunstancia.

Dentro del cristianismo existe gran cantidad de hipócritas y enmascarados, tú podrías ser uno o yo mismo, y no darnos cuenta. Por eso pablo les decía a los corintios: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?” 2da de Corintios 13:5

El problema fundamental por el cual nos volvemos enmascarados del evangelio es porque no nos conocemos a nosotros mismos, porque no conocemos a Dios, ya que Dios es quien nos dice através de su palabra quien somos en el.

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras” Jeremías 17:9-10

Mascaras del evangelio
a.) Falsa humildad:

Es un mascara muy dañina, ya que esta engaña al portador de ella. La falsa humildad es muy peligrosa, ella puede lograr engañar a las personas a su alrededor, incluso a ella misma, pero jamás podrá engañar a Dios (véase Jeremías 17:9-10)

La falsa humildad consiste en personas que presentan actitudes de mansedumbre, niegan muchas veces ser elogiados, el ser honrados; pero todo esto con el objetivo de ser elogiados por qué no reciben elogios.
Actúan con amor y servicio. Estas personas aceptan que las humillen, pero luego se quejan a espaldas de los demás, provocando iras, divisiones y contiendas.

La falsa humildad es una máscara que lo que en realidad esconde es autentica soberbia, esconden arrogancia y altivez que desea ser levantado, y mediante se les elogia porque “son humildes y mansos” su orgullo es levantado. Además, esta máscara dificulta que haga amistades a largo plazo y además no hay quien la evite, porque no se ve a primera vista.

Esta mascara siempre busca satisfacer el ego de quien la porta, siempre busca humillar a los demás, le gusta hacer que los demás los admiren, se sienten superiores, pero fingen ser inferiores para ser exaltados.

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” Romanos 12:3

Si se les pone a prueba, de inmediato lo que parecía Caridad es una sutil forma de reafirmación de Sí mismo, pues, privadamente, esas gentes no se abstienen de nada y gastan enormes sumas en cosas ajenas a la ayuda del desvalido. Anteponen sus fantasías a las crueles realidades del mundo y suelen mover la lengua más frecuentemente que los brazos, comen bien y duermen mejor.

Estas personas son enemigas de Cristo: “Abominación es a Jehová todo altivo de corazón;” ciertamente no quedará impune. Proverbios 16:5“Porque el día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;” Isaías 2:12

Toda persona con esta mascara será quebrantada, humillada, abatida y derribada por el mismo señor Jesucristo
“He aquí yo estoy contra ti, oh soberbio, dice el Señor, Jehová de los ejércitos; porque tu día ha venido, el tiempo en que te castigaré. Y el soberbio tropezará y caerá, y no tendrá quien lo levante” Jeremías 50:31-32a
“Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce.” Levítico 26:19


b.) Religiosidad
Esta es una máscara de pura apariencia, el portador de esta mascara aparenta ser una persona muy espiritual, pero no lo es, Le encanta ser visto por las personas, le encanta hacer las cosas de forma solemne y ceremonial (hablando con jerga, levantando las manos en todos lados, orando en público, etc.), le da más importancia a lo externo (lo que se ve) que a lo interno (el corazón).

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suciedad. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres; mas por dentro, llenos estáis de hipocresía e iniquidad.” Mateo 23:27-28

la palabra Religioso viene del griego: Gr threskos=religioso, cuidadoso en el aspecto externo del servicio divino, ceremonioso en la adoracion, piadoso, demostrativo.

Estas mascara suele ser las que más daña ya que hay algunos que admiran a las personas que las andan puestas, porque piensan que estas personas son así de solemnes y ceremoniales en todos lados.

Pero para sorpresa de ellos se dan cuenta que los “Religiosos” No llevan una verdadera relación con Cristo, sino que conocen bien la palabra pero no la ponen por obra
“Mas sed hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” Santiago1:22

“Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.” Romanos 2:13

Esta mascara pone pesos y requisitos sobre los demás y no les permite llegar a los pies de Cristo fácilmente, estos “Religiosos” se basan mas en cumplimiento de la ley que en la gracia y salvación de Jesucristo, además de esto, el Religioso cree que su salvación tiene algo que ver con sus propias obras.

El religioso es piedra de tropiezo muchas veces ya que pone sus esperanzas en las obras de la ley, incluso pone más impetu en una vida santa que en la misma fe(que en realidad es la que salva), "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe." Efesios 2:8-9

Este religoso hace caer a los hermanos porque le importa mas lo que se ve(lo externo) y no el corazón ni las intenciones de este. Al religioso le importa mas que la gente este temprano que lo que hay en su corazon cuando sirve a Dios; el religoso le importa mas dar un servicio con "excelencia" que el estado del corazón de sus lideres.

Hermanos, todos los lideres pastores o ministros que subestiman la doctrina de la gracia salvadora y la Fe en Jesus, caen lamentablemente en el legalismo, religiosidad y fariseismo. ya que los religiosos siempre ponen como doctrina las obras como trabajo propio y no como fruto de tu fe, ellos dicen "esto es 50/50, obras y fe", pero no es asi, si tu fe es genuina, harás obras como resultado de esa Fe.

Para esta mascara engañosa la sangre de cristo no es suficiente para limpiarnos del pecado, ya que siempre ponen penitencias, y piensan que su pecado es tan grande que la sangre de cristo no lo puede borrar, por eso el legalista llega a creer que puede perder su salvacion, porque no confia plenamente en la Fe y gracia de Jesus, y de esa manera toman por insuficiente la sangre de Cristo la cual nos limpia de todo pecado.
"¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?" Hebreos 10:29

Hermanos si tu fe es genuina, viviras una vida en santidad, porque serás guiado por el espiritu santo (vease Romanos 8:14) y este no te llevara a pecar y si pecas abogado tienes para con el padre (vease 1era de Juan 2:1) y el espiritu santo te redarguye (vease Juan 16:7-8) y produce tristeza a fin de que te arrepientas (vease 2da Corintios 7:10)

c.) Doble animo
La mascara del doble animo es sinonima de inconstancia o inconstante, porque nunca persevera, nunca termina lo que comienza, empieza muchas cosas y siempre las deja a medias, esta persona es inmadura espiritualmente; hoy dice "quiero un esposo" y mañana Dios se la manda y dice: "estoy muy joven", compra un libro y nunca lo termina de leer; se mete a un ministerio a servir y luego se sale y deja todo armado; comienza una dieta y nunca la termina; dice te amo y mañana te odia; dice voy a cambiar y nunca cambia.

Esta persona es completamente emocional, todo lo hace dirigido por sus emociones!!
"El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos." Santiago 1:8

La palabra Doble animo viene del griego: Gr. dipsucos= doble mente, doble alma, dos maneras distintas de pensar, vacilante en opinion y proposito.
Esta persona siempre tiene 2 maneras de pensar con respecto a cualquier cosa, hoy cree que el la camisa deberia ser negra mañana piensa que deberia ser blanca, hoy quiere ser cristiano, mañana mundano. Toma las decisiones impulsivamente y no persevera en ninguna de ellas

Esta persona ora y no puede esperar en Dios, siempre pide dudando y guiado por sus emociones, y recuerden que cada cabeza es un coctel de emociones y sentimientos (un dia queremos al dia siguiente no); este tipo de personas no pueden ser bendecidas, porque cada circusntancia o tribulacion mueven su Fe.
"Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor." Santiago 1:6-7

Este tipo de Cristianos son los candidatos a apostatar de la Fe.
Apostatar: Gr afistemi, apostasía= desistir, desertar, renunciar, y negar la Fe o la verdad.

Son candidatos a renunciar a la verdad ya que el inconstante no solo desiste de sus planes u objetivos, sino tambien termina desistiendo de la propia fe, y la fe en Jesús es la que te salva.
Esto es muy peligroso, ya que la persona que tiene la inconstancia muy marcada, no es salva; ya que hace su decision por cristo impulsado por sus emociones y su fe no es verdadera, y esto se comprueba porque no persevera en la fe, "Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo." 2da Juan 1:9

Los inconstantes muchas veces se apartan y asi demuestran que nunca fueron verdaderos cristianos osea que no eran salvos, "Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros." 1era Juan 2:19

Y este es el problema fundamental con esta mascara, no permanece en nada, absolutamente en nada! a todo renuncia, de todo desiste, evantualmente la propia Fe en Jesús, demostrando que tal fe era vana y no habia fruto.

d.) Falso Gozo
Esta mascara consiste en una persona que esta atrvezando por grandes tribulaciones, aflicciones, soledad o angustia, y decide refugiarse en una mascara que hace como que todo estuviera bien, como si no hubiera ningun problema, siempre sonriendo, siempre en victoria, siempre feliz..

La poseedora de esta mascara prefiere estar sola a pedir ayuda, prefiere endurecer su corazón, pero no pide ayuda, nunca se abre a los hermanos. Este comportamiento es muy tipico dentro del cristianismo. estas personas tiene un grado de orgullo que no les permite exponerse para que otros puedan ayudarle.. Esa altivez que tienen les evita el pedir ayuda, lo que sucede es que prefieren sufrir en silencio, pero no abren el corazón a nadie.

Generalmente estas personas han sido dañadas en el pasado, y su corazon tiene demasiadas heridas y estas heridas han causado gran resentimiento a las personas a su alrededor y este resentimiento a su vez les causo orgullo! las heridas que han sufrido son tan grandes que no quieren ser expuestas una vez mas a ese sufrimiento, por lo cual, se endurecen en sus relaciones interpersonales(novios, amigos, personas cercanas).

Casi siempre estas personas se agarran de versiculos como: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida." Proverbios 4:23, y lo que terminan haciendo es que no la abren el corazon abosultamente a nadie!! y se vuelven mas apartadas y solitarias, y cuando estan en esos momentos horribles de afliccion, se deprimen, pero muestran caras o mascaras de que todo esta bien, y que estan gozosas y que jamas habian sido tan bendecidas como ahora, cuando en realidad lo que esonden es un dolor horrible que a nadie quieren comentar.

Pero todo ese dolor saldra a la luz, cuando estas personas ya no aguantan, se quiebran y en ese momento exponen sus corazones y todo lo oculto se manifiesta.. todo lo que estaba en tinieblas sale a la luz..

Conclucion
Querido Hermano, quitate las mascaras!! todas son dañinas, todas esconden cosas horribles, destapate y derrama tu dolor ante Dios todo poderoso, pidele a Jesus que quebrante tu orgullo, falsedad o doble animo, reconoce tu error al ocultar el llanto, al sufrir en silencio, al pretender ser algo que no eres.. arrepiente pues, de estas mascaras!! abandona la hipocrecia y el engaño.. Dios te conoce y para el no hay nada oculto,
"Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras" Jeremias 17:10
"¿No demandaría Dios esto? Porque él conoce los secretos del corazón. " Salmo 44:21
"El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz." Daniel 2:22

Renuncia a las marcaras y no te ocultes, examinate a la luz de la palabra y pidele a Dios que examines tus pensamientos mas intimos y el lo Hará!!

Dios te bendiga

http://eldesafiocristiano.blogspot.com/





escrito por: Jorge Valle
jorge_valle56@hotmail.com
eldesafiocristiano@hotmail.com

El Precio de ser Cristiano en los Tiempos Modernos

Una de las mejores formas de perder amigos y ser rechazados, es caminar conforme a la voluntad de Dios. Tener seriedad en los asuntos espirituales, abandonar todos tus ídolos, volverte al Señor con todo tu corazón, quitar tus ojos de las cosas del mundo... Y ¡Repentinamente te has convertido en un fanático religioso y te hallas ante el peor rechazo por el resto de tu vida!

Cuando eras tibio, teniendo una forma de santidad sin poder, cuando no eras demasiado pecador o demasiado santo... tú no tenías problemas con nadie, ni aun con el diablo. Las cosas estaban tranquilas, eras aceptado. Tú eras justamente otro de los muchos creyentes indiferentes. "Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio" Ezequiel 22:26a

Pero has cambiado. Tuviste hambre de Dios. Te convertiste de tus pecados y no pudiste participar ya más de los juegos de la iglesia. Te arrepentiste y te volviste al Señor de todo corazón. Se vinieron abajo los ídolos. Empezaste a escudriñar la Palabra de Dios. Te detuviste de ir tras las cosas materiales y llegaste a obsesionarte con Jesús. Viniste a un nuevo reino de discernimiento y comenzaste a ver cosas en la iglesia, las cuales antes no te interesaban. Escuchas cosas desde el púlpito que quebrantan tu corazón. Ves a otros congregantes comprometidos con el mundo, exactamente como tú estabas una vez. Eso te lastima. Has sido despertado, cambiado, quebrantado y contrito en espíritu. Y tienes ahora una carga por la iglesia dada por Dios.

¡Pero en lugar de que tus amigos se regocijen o entiendan, piensan que te estás volviendo loco!, llamándote fanático. "Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente." 1era Corintios 2:14
locura=(Gr. moría)boberia, insensatez, locura, tonteria, absurdo

Moisés fue tocado maravillosamente por la mano de Dios y despertado acerca de la esclavitud del pueblo de Dios: “Le vino al corazón el visitar a sus hermanos, pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.. (vease Hechos 7:23-25) Moisés fue el hombre más dócil del mundo; fue consumido por Dios, y movido proféticamente por Él. Él deseaba que sus hermanos oyeran y vieran lo que Dios iba a hacer. En lugar de esto, ellos lo rechazaron, diciendo: “¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros? (vease Hechos 7:27) ¿Quién te crees que eres? Un día comprenderían, pero no ahora.

Cuando el Espíritu Santo me despertó hace años, cuando empecé a ver su llamado a la santidad; y me convencí realmente de caminar en la verdad y la palabra llegó a ser viva; y cuando empecé a ver cosas que nunca había visto antes, quise compartirlo con todos. Deseé y llamé a los predicadores por teléfono y compartí lo que Dios estaba diciendo. Con muchos que vinieron a mi oficina, lloré y saqué mi Biblia y les señalé las verdades gloriosas de una total rendición y pureza de corazón. Pensé que ellos lo verían también. Pensé que amarían la Palabra y caerían conmigo a orar para obtener un nuevo toque de Dios. En lugar de eso, la mayoría solamente me miraron diciendo cosas como: ¿Estas seguro que no te estas sobrepasando un poco? o, “Es un poco pesado para mí”. Entre más busque a Dios, menos lo vi. Fue como agua helada que arrojaron en mi cara. Ellos no querían escuchar.

Todos estos pastores y amigos no querian oir la palabra de Dios, querian seguir en su cristianismo comodo, hacian oidos sordos a las palabras de Dios todo poderoso y endurecian sus corazones, "Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane." Hechos 28:27

Si esto te ha estado sucediendo desde que Dios te despertó, tú no estás solo. Quiero mostrarte y advertirte de acuerdo a la Palabra de Dios, que es lo que te espera si te has decidido a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Debes esperar tres reacciones: 1. Serás rechazado 2. Serás echado 3. Serás apedreado.


1.- SERAS RECHAZADO

Jesús advirtió: “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” Juan 15:19. Muéstrame un creyente que haya llegado a amar tanto la Palabra, como hacedor de la verdad, y te mostraré uno que será rechazado y perseguido por la totalidad de la iglesia tibia. Abandona este mundo y ellos te abandonarán. Jesús tuvo muchos seguidores, hasta que la palabra que Él predicó fue percibida: –demasiado dura, demasiado exigente–. La multitud que amaba sus milagros escuchó sus declaraciones y lo abandonaron, diciendo: ¡Demasiado dura! ¿Quién puede recibirla? Jesús se volvió hacia los doce y preguntó: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” o, ¿Es mi palabra demasiado dura para ustedes también? Pedro respondió: “¿A Quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna”. Juan 6:67-68 No, Pedro y los doce no se irían porque la mayoría de la gente decía que era demasiado dura, demasiado exigente, la amaban porque estaba produciendo en ellos valores eternos. Ellos permanecerían en la verdad, sin importar el precio.

Esta es la situación que cada cristiano debe afrontar en estos últimos tiempos: ¿Te vas a apartar de la Palabra que te convierte; verdad que señala tu pecado; verdad que remueve, corrige y arruina tus ídolos? ¿Verdad que te llama a quitar tus ojos de las cosas de este mundo, de ti mismo y del materialismo? ¿O te vas a apartar de escuchar un cosquilleo suave, sosegado de la verdad adulterada? ¿Vas a permitir que el Espíritu Santo te pruebe? ¿Te exponga?

La verdad te hace libre: Libre de predicaciones muertas; libre de pastores muertos; libre de tradiciones muertas; libre de doctrinas de demonios; libre de compañerismos que te desvían de la verdad porque es: “Demasiado comprometedora”, como la llaman ellos. Los hacedores de la verdad desean venir a la Luz, dejar que cada hecho secreto sea revelado, Jesús dijo: “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la Luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”. Juan 3:20-21.

Aquello que es verdad genuina, revela cada cosa oculta. Cuando Jesús empezó a sacar a la luz los pecados ocultos, los judíos religiosos buscaron matarlo. Jesús dijo: “Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi Palabra no haya cabida en vosotros. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham. El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios” Juan 8:37,40,47.

La Palabra de Dios dice: “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia”. 2da. Tesalonicenses 2:8-12.

Hay multitud de cristianos hoy en día que no aman la verdad. Dios dice que esto es a causa de su pecado secreto –“Se complacen en su iniquidad”-. Estos comprometidos amantes del placer están en un horrible engaño. Igual que los judíos de los tiempos de Jesús, están convencidos de que ellos ven. Creen que son hijos de Dios, y rechazan ferozmente cada palabra que revela sus más profundos secretos y codicias. Lo que tienen en sus corazones es algo diferente a la verdad. No están abrazando la verdad como una perla de gran precio. En vez de ello, acarician algún placer oculto, algún ídolo, algún pecado favorito.

Anótalo. Aquellos que te rechazan y abandonan por causa de la verdad, lo hacen porque te ven como una amenaza hacia lo que ellos estiman. Tu vida apartada es una reprensión a su forma de actuar y tibieza.

Pablo escribió a Timoteo: “Me abandonaron todos los que están en Asia” (Vease 2da. Timoteo 1:15). Pablo se había entregado del todo a esa misma gente, declarándoles todo el consejo de Dios. Él fue intachable ante ellos; santo e irreprensible. Fue rechazado por las iglesias de Asia y sus propios hijos espirituales lo evitaron. ¿Por qué?

Pablo ahora estaba en prisión. Estaba sufriendo. Estaba en profunda aflicción; atado por cadenas: “Un prisionero del Señor”. Pero un nuevo maestro había llegado a ser muy popular –un maestro que trajo un susurrante mensaje de prosperidad-. “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos” 2da. Timoteo 4:14

El nombre de Alejandro significa “hombre de placer”. Alejandro e Himeneo estuvieron enseñando un falso evangelio que proveía para la carne. Himeneo fue nombrado después “el dios de las nupcias”. Esto representa un evangelio de amor, de celebración, de placeres humanos, sin santidad. Pablo los entrego a Satanás para destrucción de la carne para que aprendieran a no blasfemar (Vease 1era. Timoteo 1:20) El entregarlos a Satanás no fue para destrucción de sus cuerpos –sino de la doctrina carnal-. Fue una experiencia de aprendizaje, para que aprendieran a no blasfemar: ¿Cómo podrían aprender si estuvieran muertos? Estas doctrinas negaban todo sufrimiento, toda penalidad.

Pablo dijo que ellos mancharon la verdad de la fe, disculpando el pecado, no tenían conciencia pura. Cambiaron la verdadera fe por las enseñanzas de placeres. Rechazaron a Pablo porque no estaban dispuestos a sufrir penalidades. Sus aflicciones las veían como falta de fe. Para ellos, era el diablo quien lo tenía prisionero. Si Pablo es tan santo, si él predica que Dios es Todopoderoso, ¿Por qué esta sufriendo? Ellos se avergonzaban de sus cadenas. Y existen cristianos hoy en día que te rechazarán; se avergonzarán de ti –por encontrarte en alguna clase de prueba o tribulación o enfermedad-.


2.- TE ECHARAN

Jesús advirtió: “Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios” Juan 16:2. Jesús dijo: estas cosas les digo, para que no se entristezcan... no se sorprendan cuando las iglesias tibias los arrojen: “Porque no conocen al Padre ni a mí” Juan 16:3

Jesús sanó a un hombre que había nacido ciego. Fue traído a la iglesia para ser interrogado por los fariseos religiosos. Sus ojos se habían abierto: ¡Podía ver! Y dijo: “Una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo” Juan 9:25. ¿Se regocijaron ellos porque este hombre había recobrado la vista? ¡No! “Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿Y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron” Juan 9:34

Ese hombre ciego representa el remanente santo –aquellos cuyos ojos han sido abiertos a la santidad de Dios–. Sigan adelante; testifiquen como él lo hizo ¡Antes estaba ciego y ahora veo! Ellos te echarán diciendo ¿Quién te ha hecho nuestro maestro? ¡Si tu pretendes caminar de acuerdo a la voluntad de Cristo, debes estar preparado para soportar su vituperio! “Porque por amor de ti he sufrido afrenta; confusión ha cubierto mi rostro. Extraño he sido para mis hermanos, y desconocido para los hijos de mi madre (mis hermanos y hermanas). Porque me consumió el celo de tu casa; y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí” Salmo 69:7-9. Esto habla primeramente de los sufrimientos de Cristo ¡Pero tal como Él estaba en este mundo, así estamos nosotros! Si ellos lo persiguieron y lo vituperaron, harán lo mismo con aquellos que mueren a sí mismos. ¿Quién vituperó a Cristo? ¿Quién amontonó deshonra sobre su cabeza y arrojó su nombre como una inmundicia? ¡La multitud de la iglesia centrada en el hombre!

¡Echar a los creyentes santos, es el más grande favor que la iglesia centrada en el hombre, pudiera otorgarles! Escucho a cristianos decir: Mi iglesia esta muerta ¡No me gusta lo que está pasando, pero Dios me puso aquí! Permaneceré y trataré de cambiar las cosas. Esto puede ser peligroso y es antibíblico. ¡Debemos salir de todo lo que es de Babilonia! También, puede ser la tradición la que te esté deteniendo. Puede ser que no estés listo para caminar de acuerdo a la voluntad de Dios como pensabas. Tus viejos amigos te detienen.

Pablo entraba a las sinagogas en cada parte que iba, “como acostumbraba” (Su práctica) (vease Hechos 17:2). Él predicó a aquellos ciegos devotos de Isaías, diciendo: “Porque yo hago una obra en vuestros días, obra que no creeréis, si alguien os la contare” Hechos 13:41. Trató de persuadirlos muy fuerte, esperando que escucharan. Pero finalmente Pablo oyó la profecía de Isaías impactar su alma: ¡No hay forma de que ellos crean, aunque permanezcas con ellos y lo declares! Pon atención a esta advertencia: ¡Haz lo que Pablo hizo y retírate! Él “sacudiendo contra ellos el polvo de sus pies” (vease Hechos 13:51). Pablo dijo a estos judíos religiosos: “Era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis... he aquí, nos volvemos a los gentiles” (vease Hechos 13:46).

Si tú estás en una comunidad o iglesia que ha oído la verdad y la ha desechado: ¡Déjala! Salte ¡O tus hijos pueden apostatar! Olvídate de decir: ¡Es que mis hijos tienen amigos aquí! Sí, y todos ellos pueden creer sin convicción de pecado, por la falta de poder o de la presencia de Dios. Tú no vas a cambiar nada -¡en ninguna manera!- Sin embargo, ellos sí pueden cambiarte. ¿Qué compañerismo tiene la luz con las tinieblas? Sal fuera de ellos y manténte separado y limpio ENTONCES TE RECIBIRE-”.


3.- ¡SERAS APEDREADO!

¡Serás apedreado por la mayoría! “Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu” Hechos 7:59. ¡Había un hombre contra la multitud!

Aquí tenemos un hombre “¡Con sus ojos fijos en Jesús!”, Siendo aborrecido por sus opositores. Escuchen el odio de estos hombres con vestidura de fanático religiosos: “Y crujían los dientes contra él. Se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él” Hechos 7:54,57. ¿Qué fue lo que este hombre justo hizo para enfurecer a las multitudes religiosas? Predicó la verdad que les partió el corazón: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. Vosotros que recibisteis la ley... y no la guardasteis” (vease Hechos 7:51,53). ¡Él tuvo que predicar la verdad! Ellos tenían su corazón aún ligado al mundo –atado por su codicia–. Sabían lo que era la ley de Dios, pero rehusaron obedecerla. Ellos crucificaron a Cristo.

La espada de dos filos de la verdad había partido lo más profundo de sus corazones. Pero fue su testimonio, cuando vio el cielo abierto, lo que atrajo la ira sobre él. “Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon” Hechos 7:55-58.

¡Esteban sacó a la luz la mezcla, el corazón divido!: “Entonces hicieron un becerro, y ofrecieron sacrificio al ídolo, y en las obras de sus manos se regocijaron. Y Dios se aparto, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas: ¿Acaso me ofrecisteís víctimas y sacrificios en el desierto por cuarenta años, casa de Israel? Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc, y la estrella de vuestro dios Renfán, figuras que os hicisteis para adorarlas. Os transportaré, pues, más allá de Babilonia” Hechos 7:41-43.

En esta época de gracia, si miras a una mujer con codicia, has cometido adulterio ante los ojos de Dios. Si odias, eres un asesino. Y si palabras ruines son lanzadas a ti por caminar de acuerdo a la voluntad de Dios, ¡estás siendo apedreado! “Los labios del necio traen contienda; y su boca los azotes llama... Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas” Proverbios 18:6,8. “Que afilan como espada su lengua; lanzan cual saeta suya, palabra amarga” Salmos 64:3.

Jesús enseñó una parábola del labrador que poseía una viña y envió por los frutos al tiempo de la cosecha. Envió a sus sirvientes. “Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon” Mateo 21:35. ¡Así es hoy! Dios ha enviado sus santos atalayas a recoger el fruto de su viña. Pero en lugar de eso, hay palizas verbales, muertes con odio, apedreados con palabras hirientes. Tenemos hoy en día una “compañía de Esteban” quienes pueden decir: ¡He visto el cielo abierto! Esto es una clara visión de Jesús –esa cortante palabra de verdad, ¡que provoca la ira de aquellos incircuncisos de corazón!-

Los israelitas trataron de aprender a Josué y a Caleb por su llamado a caminar de acuerdo a la voluntad de Dios. Diez espías desalentaron al pueblo de Dios diciendo: No podemos ir. ¡Hay demasiados gigantes! ¡Demasiadas murallas altas! “Y Caleb dijo... subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (vease Números 13:30). Pero ellos dijeron: “Designemos un capitán, y volvamos a Egipto” (vease Números 14:4) “Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel” Números14: 6-10

Mi interés en esta historia no es por Josué y Caleb, sino por Dios, que estaba con ellos. ¡Mi interés es por este pueblo de Dios que estaba crujiendo los dientes y recogiendo piedras! ¿Por qué un llamado a la obediencia provocó en ellos tal reacción? ¡Vean el llamado! Estoy convencido de que una vez que el corazón es capturado por un ídolo o codicia, la incredulidad se posesiona. La indiferencia y la incredulidad van de la mano. Por tal razón, toda predicación en contra de ser indiferentes al pecado los hace rechinar y terminan peleando contra Dios, mientras que ciegamente están confesando su nombre.


UNA ADVERTENCIA

¿Cómo debería reaccionar un justo cuando es rechazado, echado, apedreado? Jesús reaccionó, como un cordero “y no abrió su boca”. No pidas que descienda fuego del cielo sobre aquellos que abusan de ti.

“¿Por qué no sufrís mas bien el agravio? ¿Por qué no sufrís mas bien el ser defraudado?” 1era. Corintios 6:7Nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos” 1era. Corintios 4:12 “Ora por aquellos que despiadadamente te agravian”.

No tengo tiempo para los arrogantes, llamados por sí mismos profetas que pelean, amenazan o arrojan maldiciones. Cuando Simei se paró en un cerro arrojando piedras a David mientras él se retiraba de Jerusalén y de Absalón, el capitán del ejercito dijo: “¿Por qué maldice este perro muerto a mi Señor el rey?” David respondió: “Dejadle que maldiga... Quizá mirará Jehová mi aflicción, y me dará Jehová bien por sus maldiciones de hoy” (vease 2da Samuel 16:9,11,12).

Moisés fue a la mañana –encerrado con Dios -, “Y su rostro resplandeció”. Y aun cuando todos los demás pudieron verlo, tanto que tuvo que ponerse un velo sobre su rostro, él mismo no “estaba consciente de que su rostro brillaba”. Aun no se había dado cuenta de que el reflejo de la Santidad de Dios estaba sobre él. Como Esteban, Moisés no ostentaba el toque de Dios. Ellos no se daban el aire de un profeta. No amenazaban; no hablaban de tener “nuevas” o “especiales” revelaciones. No se pusieron una máscara ni manifestaron falsa piedad. Humildad es la Señal de un alma totalmente dependiente de Cristo. En ésta no existe absolutamente el orgullo espiritual, ni la exclusividad.


LA RECOMPENSA DE CAMINAR DE ACUERDO A LA VOLUNTAD DE DIOS

¿Cuál es la recompensa? ¡Tener a Cristo junto a ti! Hay muchas otras recompensas por caminar de acuerdo a la voluntad de Dios, pero menciono sólo una, porque es todo lo que necesitamos. Pablo estaba encarcelado en una fortaleza en Jerusalén, mientras todo el sistema religioso buscaba matarlo. La iglesia estaba consternada. Él fue acusado de “Profanar el lugar santo, de predicar una falsa doctrina”. Aun los soldados “temieron que Pablo fuera despedazado”; así es que lo arrebataron de en medio de ellos y lo apresaron en un castillo. “A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma” Hechos 23:11

El mismo Señor le habló a Pablo -¡no un ángel!- Y qué palabra: ¡ANÍMATE! ¡HAY MAS POR VENIR! ¡Pero podrás enfrentar cualquier circunstancia o a cualquier persona si sabes que: EL SEÑOR ESTA CONTIGO!

Dios les Bendiga


http://eldesafiocristiano.blogspot.com/





Escrito por: David Wilkerson
Edicion y arreglo de citas: Jorge Valle

Related Posts with Thumbnails

QUIERES SEGUIR ESTE BLOGS??